Enlace Judío México.- Si entras en el supermercado kosher Evergreen de Monsey, en alguna parte entre las extensas variedades de schnitzel y dulces de Shabat, verás un solo libro para niños a la venta. Trata del abuso sexual infantil

AVITAL CHIZHIK-GOLDSCHMIDT

Zai Gezunt! Es la traducción en yidish de Let’s Stay Safe (Con salud) de Artscroll, escrito por Bracha Goetz e ilustrado por Tova Leff, un libro de imágenes que habla sobre la seguridad de los niños de todo tipo: cruzar la carretera, emergencias de incendios, precaución en bicicleta. Pero, entre estos temas, se encuentran varias páginas dedicadas a la importancia del espacio personal, a mantenerse alejados de los extraños y a informar a un adulto cuando alguien – un familiar, un maestro, un extraño – se acerca peligrosa, inapropiadamente.

El proyecto del libro estuvo dirigido por el rabino de Monsey, Yakov Horowitz, decano de Yeshiva Darchei Noam.

La educación en seguridad es tan importante porque los abusadores se auto-seleccionan”, dice Horowitz. “Su pesadilla es un niño que es educado sobre el espacio personal. Buscan a los niños que no saben – preparan a las víctimas. Una vez que un niño sabe que nadie debe tocarlos, reaccionan, lo proyectan muy rápidamente“.

La versión original en inglés del libro para niños, publicada por primera vez en 2011, incluía una familia ultra-ortodoxa lituana – una madre con una peluca, un padre con una camisa blanca y pantalón negro, una casa suburbana que podría estar en Lakewood, New Jersey.

Pero la versión en yidish, lanzada en 2013, no sólo tradujo el texto – las ilustraciones también pasaron por una rigurosa traducción. Aquí, la familia es claramente jasídica – una madre con pañuelo en la cabeza en el hogar, un padre con chaleco negro y tzitziot (flecos del talit, manto de oración) visibles, una casa de piedra rojiza de Brooklyn, tal vez en Williamsburg.

Nuestra meta como organización era quitar todas las barreras de los hogares”, dijo Horowitz. “La modestia era muy importante aquí. Si la imagen no era congruente con los estándares de la comunidad, podría ser una barrera“.

Goetz es un popular escritor ortodoxo de libros infantiles que en vano estuvo intentando encontrar un editor para el libro por años.

El libro en inglés, calcula Horowitz, ha afectado a la mitad de los hogares ortodoxos de habla inglesa, y Horowitz ahora está trabajando duro para distribuir el libro en yidish en todo el mundo jasídico, también. Se han vendido o distribuido 60.000 ejemplares. El libro se vende en los supermercados de Monsey a un precio reducido; En Baltimore, el libro es gratuito para todos los padres que firman un compromiso de leerlo con sus hijos, y ya se han distribuido 1.500 a través de la comunidad ultra-ortodoxa de allí. Nuevos proyectos de distribución, con donantes locales, se están introduciendo en toda la comunidad jasídica de Brooklyn ahora. Horowitz ha dirigido talleres de sensibilización para padres en el enclave de Skver Hasidic de New Square, NY; En Monroe, Nueva York, las escuelas de Satmar Hasidic ya han comprado 2.000 copias y las han distribuido gratuitamente a las familias.

Y está funcionando. En una escuela de yeshivá diurna en la costa oeste, “Let’s Stay Safe” fue leído a los estudiantes, y dos niñas de seis años se acercaron diciendo que su rebe les tocó en varias ocasiones. El maestro fue rápidamente despedido y acusado de abuso de menores. Horowitz dice que su organización está inundada con las cartas de los padres y, en ocasiones, niños que han impedido el abuso, o que han arrojado luz sobre experiencias anteriores y buscan ayuda porque leen el libro.

La investigación demuestra que con una sola conversación, con un poco de seguimiento, un niño es cinco a seis veces más propenso a defenderse”, dice Horowitz. “Trabajamos con psicólogos y rabinos, el Dr. David Pelcovitz y el rabino Dr. Abraham Twersky. Queríamos que los padres pudieran sentarse en el sofá y leerlo a sus hijos mientras estaban relajados y cómodos, para que la conversación no indujese ansiedad“.

En particular, el libro incluye ilustraciones de mujeres, madres e hijas – algo que se ha convertido en una rareza en los libros infantiles comercializados a los ultra-ortodoxos.

Cuando le menciono esto a Horowitz, se ríe, como si estuviera esperando que yo lo mencionara. “Hemos tenido conversaciones con los líderes de la comunidad jasídica sobre las imágenes de las mujeres, y yo dije, esto tiene que estar ahí, porque tiene que ser real, y la vida real tiene madres e hijas. Es ‘pikuaj nefesh’ [una cuestión de autopreservación] … Todo es negociable, menos esto. Es insostenible producir algo que los niños no tienen en sus vidas reales. Y los rabinos asintieron inmediatamente.

“Trato de ser un agente para el cambio”, me dice. “Soy un poco provocativo, pero no tiro piedras, no lo hago de una manera que sea conflictiva, me siento con los líderes rabínicos”.

Vea el vídeo de instrucción de Horowitz para padres ortodoxos acerca de cómo hablar con los niños sobre la prevención del abuso aquí.

Fuente: Forward – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico