#MeToo una plataforma para la sanación

A veces parecería que la vida de las artistas es digna de ser envidiada, casi como si fuera utópica y perfecta en todos los sentidos. Al menos eso es lo que la cámara demuestra. Movimientos con #Metoo y #Timeisup hacen que esta fachada se desmorone tan rápido como se construyó, pues hacen a las personas recordar que las artistas no están exentas de sufrir abuso o violencia sexual.

Durante los Golden Globes de este año, los asistentes se presentaron todos de negro, promoviendo así este movimiento por medio del cual se detenía el abuso hacia la mujer, al alzar la voz sobre el tema. Los y las artistas de Hollywood usaron su poder mediático y social para poner un alto determinante a este abuso, dándole voz a tantas víctimas ahogadas en el silencio.

#Metoo se presentó como un movimiento donde quienes habían sufrido abuso podían acudir a él y jamás se pondría en duda su palabra. No serían cuestionadas ni juzgadas, si no apreciadas y comprendidas. Para toda persona que haya sido víctima de este tipo de situaciones, tener un grupo de apoyo, es algo que desea y más que eso, que le ayuda.

El movimiento cobró una fuerza mediática impresionante, miles de mujeres se sumaron al grupo en un instante. Los esfuerzos de las artistas tuvo un resultado espectacular, mujeres de todos ámbitos y profesiones comenzaron a alzar la voz y decir #Metoo, con la esperanza de que exista un día en que nadie más tenga que volver a decirlo.

Nadie puede negar el impacto de las palabras de Oprah, pero ya pasadas unas semanas, uno puede llegar a cuestionarse, ¿tan fuerte y conmovedor discurso a dónde llevó todo aquello que despertó? Cada una de las mujeres que con valentía dijeron #Metoo y compartieron sus experiencias de sufrimiento reciente o pasado, ¿Qué está haciendo eso? Ella ya lo sabía, el mundo ahora también lo sabe, pero qué medida se está dando para que esas palabras regresen a la víctima de una forma sanadora, que la haga crecer y superar, no compadecerse y mantenerse en el dolor.

#Metoo es la plataforma ideal para que las víctimas comiencen un proceso de sanación. Manejado adecuadamente, grupos como los que se han formado en Facebook pueden serredes de apoyo cruciales para sus integrantes. Pero cuando se deja sin guía un grupo así, puede correr el riesgo de estar perpetuando el dolor y no sanando.

Estas mujeres han dado uno de los pasos más importantes en su vida, han hablado del momento donde más vulnerables se sintieron. Reparare busca ahora qué #Metoo no sea un movimiento entre tantos, sino que sea la plataforma de impulso que necesitan estas mujeres, para integrar esa experiencia a sus vidas de forma sana, para que así puedan reformarse como personas. Ir más allá de la palabra, ir a la acción. Una acción que cada persona tiene que ir haciendo en su interior, pero no sin poderse apoyar en medios externos que la orienten y fortalezcan en el proceso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *